Viaje a USA. Día 2

Viernes 14 de mayo. Amanece en Washington, aunque para mi cuerpo ya es casi la hora de comer. El hotel (Madison A Loews) está muy bien localizado, y tras una duchita y café reparador nos cogemos un taxi para ir a la Union Station, de donde sale el recorrido “Washington en 1 día para turistas acelerados” que habíamos reservado previamente.

Empezamos con la visita al Capitolio (gratis), muy interesante y perfectamente organizada para las hordas de turistas. De esta manera se comienza por la zona este del Mall, y se pueden ir viendo los monumentos de manera más o menos organizada. Una vez esperado el turno y pasado el correspondiente mega-chequeo de seguridad, te hacen un recorrido con un guía en el que te explican las diferentes salas visitables.

La visita sorprende, los grupos perfectamente organizados, y una vez que sales, otra vez corriendo a coger el autobús, no sin antes otra ronda de fotos adicionales, una vez que el sol empieza a aparecer y calentar el ambiente.

La siguiente parada, el National Air and Space Museum en el Smithsonian, con una colección espectacular de engendros espaciales, que harían las delicias de cualquier «aerotrastornado».

Aunque hay un McDonalds, nos fiamos de la guía y vamos a dar una vuelta por el National Museum of American Indian, donde su cafetería tiene un buffet con diferentes puestos de comidas típicas de las diferentes regiones americanas, y ya puestos, me zampé un solomillo de búfalo a la parrilla…mmm

Una vez que ya tenemos la panza llena, y ya con un sol de justicia seguimos el recorrido por el National Mall hacia el monumento a los caídos en la II Guerra Mundial, con el «pirulí» de fondo hacia el este, y el memorial de Lincoln y la «reflecting pool» hacia el otro (aunque de reflecting nada, que la habían vaciado para limpiaría y parecía un lodazal.

Otra vueltecita en bus por el mall y parada en el National Museum of Natural History, a ver al trote algunas salas, especialmente las de los fósiles, que nos gustan mucho.

Después, parada en la exposición de la Casa Blanca y fotos de rigor delante del chalecito de Obama, el centro de visitantes de la Casa Blanca, un poco descafeinada, pero con A/C y baños para hacer una parada técnica 😉

Saludando a Obama

Acabamos la visita en el teatro Ford, donde fue asesinado Abraham Lincoln, nos echaron una chapa de más de media hora que casi nos quedamos fritos.

Como era a media tarde y no teníamos más días en Washington, nos dispusimos a cruzar de nuevo el mall de este a oeste hacia el cementerio de Arlington, pasando por el obelisco, el Memorial de Lincoln y el puente sobre el río Potomac.

Al llegar al cementerio de Arlington ya es un poco tarde para el horario americano, además, unas nubes grises amenazan el cielo, así que echamos unas carreras cuesta arriba y cuesta abajo para ver un poco de todo. Como estaba previsto, a mitad de paseo se puso a llover y granizar de tal manera que acabamos como unas sopas.

No contentos con ello, y dado que cerraban el cementerio, cogimos el metro hasta cerca del hotel, nos cambiamos y atusamos, y nos fuimos a cenar «typical american cuisine» en Georgia Brown’s, donde a modo de curiosidad, nos pidieron el pasaporte para servirnos una cerveza, no sé si por exceso de celo o para piropearnos… 😉

El resto de fotos de este día está en la galería de Flickr

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: